MERMELADA DE FRESAS, SABOR A GOLOSINAS O «CHUCHES»

La mermelada, una vez te acostumbras a la casera, no hay vuelta atrás, ya no solo por lo rica que esta sino, que al no llevar ningún tipo de aditivo es mucho más saludable, ah! y el dinerito que te ahorras, que todo suma, verdad? Y como en casa nos gusta tener variedad de ellas, una de las cosa que más disfruto es hacer mis propias combinaciones o «experimentos» como digo yo. Ésta de hoy es una de las que me sorprendió y que ya se ha convertido en una de las preferidas en casa, ¿sabes ese aroma a gominolas, algodón, nubes… Cuando entras en una tienda de golosinas o chuches? Pues, en casa triunfa y verás, que cuando la prueban los tuyos, también.

Ingredientes :

  • 1 Kilo de Fresas
  • 400 gr. de Azúcar
  • 2 Vainas de Vainilla
  • 3 cucharadas soperas de Ron
  • Zumo de 1/2 Limón grande

Elaboración :

El día anterior y una vez lavadas las fresas, las cortamos a trozos y las colocamos en un cazo o recipiente apto para ir al fuego, seguidamente las cubriremos con el azúcar y por último, cortaremos en dos o tres trozos cada vaina de vainilla que repartiremos entre las fresas y queden totalmente cubiertas. Solo queda colocarlo en el frigorífico hasta el dia siguiente.

Pasadas las horas, se habrá disuelto gran parte del azúcar y es el momento de colocarlo directamente al fuego (fuego medio) donde le añadiremos las dos cucharadas de Ron. Sin dejar de remover y pasados unos minutos, veremos que empieza a espesar poco a poco, le sacaremos la vainilla en trozos y seguiremos hasta tener el espesor deseado, sobre unos 30 – 35 minutos aprox.

Retiramos del fuego y aún en caliente, la colocamos dentro de unos tarros que previamente habremos esterilizado y secado, los cerramos bien y volcamos boca abajo para que hagan el vacío. Una vez ya fríos les damos la vuelta y los guardamos en el frigorífico, y tenemos lista nuestra mermelada para consumirla los próximos 6 meses, deliciosa!

Tip : Si quieres que te dure el doble de tiempo, una vez tienes los tarros envasados y cerrados herméticamente, los colocas de pie dentro de una olla y los cubrimos con agua fría unos 3-4 cms. con trapos en el fondo y los laterales para que no se golpeen, y una vez empieza a hervir contar unos 30 minutos y lista! Se te conservará durante 1 año sin frío, pero en sitio fresco y seco y protegido de la luz.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.